El Museo Nacional de Bellas Artes reabrió sus puertas

El Museo Nacional de Bellas Artes reabrió sus puertas al público con la presentación de las nuevas salas de exposición permanente que albergarán las colecciones de arte prehispánico y colonial, y tres muestras temporarias: “Carlos Alonso. Pintura y memoria”, “Diana Dowek. Paisajes insumisos” y “Ninfas, serpientes, constelaciones. La teoría artística de Aby Warburg”, realizada junto con la Biblioteca Nacional, como parte del Simposio Internacional Warburg 2019.

El Museo Nacional de Bellas Artes reabrió sus puertas

La renovación de la planta baja concretada entre febrero y abril de 2019 responde a un plan de optimización de los espacios del Bellas Artes iniciado en 2016 con las obras de accesibilidad y recuperación del diseño original de Alejandro Bustillo.

El Museo Nacional de Bellas Artes reabrió sus puertas

Para facilitar el recorrido del público por la planta baja se diseñó un esquema de circulación más eficiente, que organiza de forma cronológica los sectores de exposición, siguiendo un eje de distribución central de las salas. A ello se suman la puesta en valor de la fachada y la apertura de nuevo espacio dedicado a la tienda del museo, ubicado en un lugar privilegiado del hall de ingreso.

En la planta baja, puede iniciarse un recorrido cronológico latinoamericano a partir de la exhibición permanente de arte prehispánico, siguiendo por el arte colonial, hasta el arte argentino del siglo XIX. En el nuevo guión de arte nacional de este período, se incluye la obra “Soldado de la guardia de Rosas” (1842), del artista francés Raymond Quinsac Monvoisin, cedido en préstamo, proveniente de una colección particular. Esta iniciativa tiene por objetivo generar un diálogo entre obras invitadas con el acervo del Bellas Artes. En total, hay seis salas dedicadas al arte americano, desde la época prehispánica hasta el Centenario.

En la sala de arte prehispánico, se reune las colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes y de la Cancillería argentina, podrán verse cerca de 380 piezas de las diversas culturas del Noroeste Argentino –entre ellas, Ciénaga, Aguada, Condorhuasi, Alamito, Tafí, Santamariana y Candelaria–, datadas entre los siglos V a. C. y XV. En tanto, del período colonial, se exhibirán las Tablas de la Conquista de México, realizadas por Miguel Gonzales entre 1696 y 1715.

El 12 abril, también se inició el calendario anual de exhibiciones con tres muestras temporarias, dos de ellas, de artistas argentinos: “Carlos Alonso. Pintura y memoria” y “Diana Dowek. Paisajes insumisos”. A ellas se suma “Ninfas, serpientes, constelaciones. La teoría artística de Aby Warburg”, la exhibición curada por José Emilio Burucúa que recoge las principales ideas del historiador de las imágenes alemán Aby Warburg (1866-1929).

La muestra homenaje a Carlos Alonso reune en el Pabellón de exposiciones temporarias más de 50 obras del artista argentino, con curaduría de María Florencia Galesio y Pablo De Monte, investigadores del Bellas Artes. Se exhiben pinturas y collages creados entre 1963 y 1989.

Como parte de esta muestra, que podrá visitarse hasta el 14 de julio, se exhibirá la reconstrucción de la instalación “Manos anónimas”, originalmente creada en 1976 para una exposición en el Bellas Artes que nunca pudo ser exhibida debido al golpe de Estado. Esta instalación ocupará un lugar central en el recorrido.

La muestra “Diana Dowek. Paisajes insumisos”, curada por Mariana Marchesi, directora artística del Museo, reúne una serie de obras creadas por la artista en la década de 1970. Partiendo del paisaje –uno de los géneros tradicionales de la historia del arte–, la autora aborda en esta selección los vínculos entre las artes plásticas y el testimonio como modo de pensar la narración histórica en términos visuales, y también de rebelarse e indagar sobre la violencia y la censura.

“Ninfas, serpientes, constelaciones. La teoría artística de Aby Warburg”, con curaduría de José Emilo Burucúa, propone ilustrar las ideas y categorías desarrolladas por el prestigioso teórico alemán, con piezas provenientes de distintas colecciones públicas argentinas. Los cinco núcleos de la exposición –que podrá visitarse hasta el 9 de junio en el primer piso– son “La ninfa”, “El héroe”, “La serpiente y la magia”, “El cielo estrellado” y “La distancia y la memoria”.

El ingreso general al Museo para los residentes en el país es gratuito, mientras que la entrada al Pabellón de exposiciones temporarias tiene un costo de $100 (cien pesos). Quedan exceptuados de este pago los menores de 12 años, las personas con discapacidad, los jubilados y docentes con acreditación, y los grupos de estudiantes. Los no residentes en la Argentina, en tanto, deben abonar $200 (doscientos pesos) para ingresar al Museo, valor que incluye la visita al Pabellón de exposiciones temporarias. Los martes de 11 a 20, y todos los días de 18.45 a 20, la entrada es gratuita.

0 comentarios:

Publicar un comentario