La ruta del oro venezolano: cómo el gobierno convierte billetes sin valor en lingotes con ayuda de Turquía

La ruta del oro venezolano: cómo el gobierno convierte billetes sin valor en lingotes con ayuda de Turquía

EL CALLAO, Venezuela -
Las operaciones financieras más exitosas de Venezuela en los últimos años no se han llevado a cabo en oficinas de Wall Street, sino en las caóticas minas de oro del sur de esa nación.

Sumidos en la peor crisis económica de la historia moderna venezolana, un ejército de 300.000 buscadores de fortuna se ha trasladado a la selva, que guarda en sus entrañas la mayor reserva de metales preciosos del país, para ganarse la vida removiendo la tierra.

Con picos y palas ayudan a financiar al gobierno de Nicolás Maduro, que desde 2016 ha comprado 17 toneladas de oro, valoradas en 650 millones de dólares, según los datos más recientes del Banco Central de Venezuela.

El esfuerzo de los mineros artesanales, como los define el gobierno, se han traducido en vitales para que la gestión del presidente Maduro financie importaciones de alimentos y productos básicos que escasean en Venezuela, aunque ellos reciban su pago en la deprimida moneda local.

El oro que va desde las polvorientas minas del sur hasta las bóvedas del banco central en Caracas, más tarde es enviado a refinerías en el extranjero a cambio de alimentos.

Maduro se apoya en los miles de mineros que trabajan -la mayoría sin papeles- para extraer la riqueza mineral y en la ayuda crucial del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para concretar su operación, un mandatario que como él desafía a la administración Trump.

Venezuela le vende la mayoría del oro a refinerías turcas y luego utiliza parte de los ingresos para comprar bienes de consumo masivo, según relatan personas con conocimiento directo de esas negociaciones.

Los paquetes de pasta turca y leche en polvo ahora forman parte de las cajas de alimentos que distribuye Maduro en su programa de subsidios. El comercio entre ambas naciones se multiplicó ocho veces el año pasado.

Pero en los últimos días, muchos países occidentales han reconocido al líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, como el presidente legítimo de esta nación sudamericana.

Al contar con el respaldo de esos gobiernos, la oposición ha pedido a los compradores de oro del extranjero que dejen de hacer negocios con Maduro, ya que consideran que no tiene legitimidad en el cargo tras ganar unas cuestionadas elecciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario