#RealEstate Llega a Argentina el futuro de la vivienda: el coliving - PanoramaDirecto.com

#RealEstate Llega a Argentina el futuro de la vivienda: el coliving

Llega a Argentina el futuro de la vivienda: el coliving
Jorge Mir responsable de inversión residencial de BASSO BIENES RAÍCES
La implantación del coworking allanó el camino para la siguiente tendencia que está llegando: el coliving. Este modelo es un gran desconocido aún en nuestro país, pero ya es un éxito en Estados Unidos y el Reino Unido.

Como casi todos los negocios colaborativos, el coliving se originó en Silicon Valley, Estados Unidos. La multiplicación de jóvenes profesionales que llegaban a la ciudad con ganas de socializar provocó una escasez de vivienda. Como solución, comenzaron a utilizarse edificios en los cuales los inquilinos no sólo compartían zonas comunes sino también sus aficiones.

El coliving es una evolución del coworking hacia el mercado de la vivienda, se trata de una forma de vida completamente revolucionaria en términos de espacios compartidos. Este concepto se basa en la creación de sectores donde los residentes, generalmente profesionales, además de compartir un lugar de trabajo, pueden convivir en una casa en la cual intercambiar experiencias vitales.

Una vivienda de este tipo está diseñada para que las personas interactúen con los demás a través de la construcción de zonas comunes. Estas pueden ser salas de cine, de juegos, o de ensayo, bibliotecas, comedores que se pueden reservar para hacer una cena privada con amigos, gimnasios y restaurantes. Todo está pensado y construido para intercambiar experiencias dentro de una comunidad.

Esta tendencia va en línea con lo que buscan en la actualidad los millennials, una generación que valora las experiencias mucho más que las posesiones materiales. Para muchos de ellos, la propiedad ya no es un objetivo sino que prefieren aprovechar al máximo su vida.

El coliving es además altamente rentable para los inversores ya que a nivel inmobiliario puede ofrecer rentabilidades cercanas al 8,5 % cuando se suma lo que se factura por diferentes servicios. Esto resulta muy atractivo con respecto a fórmulas de arrendamiento residencial más tradicionales, en las que no suelen conseguirse rentabilidades netas superiores al 5,5 %.



Compartir en Google Plus