Aplicación digital para niños con Asma

Mediante la App ‘Busca a Guille’, los chicos con asma y sus familiares van siguiendo capítulos de un cuento que les permite divertirse identificando de manera fácil e intuitiva situaciones frecuentes que pueden experimentar.
Buenos Aires, Julio de 2018 – Ya está disponible para descargar en forma gratuita por Google Play o App Store la aplicación infantil ‘Busca a Guille’, un cuento interactivo para ayudar a niños con asma y sus familiares a identificar de manera sencilla, intuitiva y divertida, todas aquellas situaciones frecuentes que se pueden presentar con esta enfermedad. Asimismo, la historia muestra cómo con un buen diagnóstico y un adecuado control, se puede llevar una vida absolutamente normal.

El asma es la enfermedad crónica más frecuente de la infancia, la que ocasiona más hospitalizaciones y días de escolaridad perdidos. Mal controlada, tiene un fuerte impacto en el rendimiento escolar, así como en la salud y calidad de vida del niño,

La aplicación ‘Busca a Guille’, una iniciativa del laboratorio Novartis, invita a acompañar a Guille, un personaje animado de 7 años de edad con asma, a enfrentar los diferentes desafíos que se le presentan por su enfermedad. Es un cuento para leer, escuchar, ver y jugar. También mediante el hashtag #buscaaguille los chicos y sus familiares podrán compartir inquietudes y logros relacionados con el manejo de su enfermedad.

“Es una aplicación muy original y cumple una función de educación a través del juego, impartiendo conocimiento y poniendo el foco en la transmisión del mensaje de que el asma es controlable, independientemente de la severidad”, sostuvo la Dra. Ana Balanzat, Profesora Titular de Pediatría de la Facultad de Medicina de la UBA.

Siempre con la compañía de su perrita ‘Nera’ y de su osita de peluche, desde la aplicación se puede ayudar a Guille a tocar el saxo, a meter un gol o a soplar las velitas en su cumpleaños, todas situaciones que muchas veces parecen restringidas para niños con asma.

Para el Dr. Juan Gagneten, Jefe del Servicio de Neumonología Infantil del Hospital Cetrángolo, “hoy en día, con los tratamientos disponibles, ningún chico con asma debería ver afectada su vida normal, pudiendo realizar cualquier tipo de actividad sin ninguna limitación. En nuestros consultorios vemos que los chicos diagnosticados y con seguimiento presentan un 95% de éxito en el tratamiento”.

En cada capítulo del cuento, se reflejan diferentes situaciones que suelen despertar ataques de asma, pero se muestra cómo con un buen diagnóstico y control, Guille puede tener una vida totalmente normal, pudiendo correr, saltar y jugar como sus amigos. Además, la aplicación permite jugar con Guille o con los amigos a dos juegos interactivos: “La oca del asma” y “La trivia del asma”.

Podés descargar gratis la aplicación ‘Busca a Guille’ en Google Play y en App Store.

También acceder a un video explicativo sobre la aplicación aquí: https://goo.gl/9ogdWL

Acerca del Asma

Unas 300 millones de personas de todas las edades sufren de asma en el mundo, entre las cuales 250 mil mueren por año por sus consecuencias. Según el estudio ISAAC (International Study of Asthma and Allergies in Childhood), la prevalencia de asma en Latinoamérica oscila, de acuerdo al rango de edad tomado, entre un 10 y un 20% de la población infantil.

Se caracteriza por síntomas como tos seca persistente, sobre todo de noche o ante emociones como la risa o el llanto, dolor en el pecho, ataques recurrentes de falta de aire y silbidos (sibilancias), situación que se agrava al correr o con actividad física.

Tiene siempre un componente genético y suele desencadenarse, entre otras situaciones, por la presencia de un virus, por ejemplo tras un resfrío, la exposición a alergenos como pólenes de árboles y plantas o simplemente polvo, caspa o pelos de perros o gatos, moho u hongos, cambios bruscos de temperatura, olores fuertes producidos por químicos, desodorantes ambientales u otros, humo de tabaco o directamente al hacer ejercicio vigoroso o ante situaciones de estrés.

Muchos niños y sus familiares terminan aceptando como algo ‘común’ no realizar actividad física normal, despertarse durante la noche por falta de aire o la utilización permanente de inhaladores de rescate, poniendo de manifiesto la falta de control de su enfermedad. Para su adecuado manejo, el asma requiere de un tratamiento regular y un seguimiento estricto del especialista, tal como sucede con otras enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión arterial.

“Un asma bien controlada tiene mayores posibilidades de remitir y reduce los riesgos a futuro propios de un asma de mal control, como ser pérdida progresiva de la función pulmonar, mala calidad de vida y exacerbaciones, con los potenciales efectos secundarios por la administración de corticoides orales durante las mismas”, detalló la Dra. Balanzat, quien también se desempeña como Médica Consultora del Departamento de Pediatría del Hospital de Clínicas ‘José de San Martín’.

La enfermedad se presenta con ‘exacerbaciones’ o ataques de asma, producidos por una inflamación que estrecha las vías aéreas, con obstrucción de la vía aérea y dificultad para respirar. Existe también una variante de la enfermedad de mayor severidad, que es la llamada ‘asma alérgica grave o ‘de difícil control’, que es aquella que no responde a las medicaciones combinadas con dosis máximas y a las recomendaciones convencionales. Para esos casos también existen esquemas de tratamiento con otros fármacos, como son los medicamentos biológicos.

“Generalmente, se observa un mejor cumplimiento de las recomendaciones hasta los 10 ó 12 años, mientras la responsabilidad y el seguimiento recaen íntegramente sobre los padres o cuidadores. A partir de esa edad, los chicos van adquiriendo autonomía y la adherencia comienza a disminuir”, apuntó el Dr. Gagneten.

“En aquellos casos que son mal clasificados o con bajos niveles de adherencia a las indicaciones médicas, las respuestas al tratamiento son malas y la calidad de vida del niño se ve afectada. Distintos estudios refieren niveles de adherencia de entre el 50 y el 60%, cuando se estima que debería alcanzarse un mínimo del 75% para evitar las exacerbaciones”, insistió la Dra. Balanzat.

Para el co-manejo o auto-manejo del asma, el Dr. Horacio Budani, neumonólogo a cargo del Área Respiratoria de la Fundación para la Asistencia e Investigación Clínica en Enfermedades Prevalentes (FAICEP), recomienda “educar para el reconocimiento precoz de los primeros síntomas, tanto al paciente como a sus padres. Luego, el uso rápido de la medicación de rescate, que el niño debe aprender a administrarse solo (si su edad se lo permite, sino deberán hacerlo los padres) y que los establecimientos educativos deben estar preparados para colaborar y ayudarlo”. Agregando que, finalmente, tanto la familia como los establecimientos educativos y recreativos, deben evitar exponer al niño a los desencadenantes del asma.

Los especialistas coinciden también en la toma de medidas referidas al control del medio ambiente, como eliminar por completo el tabaquismo y observar pautas de limpieza y de ventilación adecuadas en el hogar, entre otras.
Compartir en Google Plus