Ir al dentista ya no es traumático, Mitos y verdades sobre el cuidado bucal de los chicos - PanoramaDirecto.com

Ir al dentista ya no es traumático, Mitos y verdades sobre el cuidado bucal de los chicos

 Los niños son como esponjas, que absorben todo conocimiento nuevo que llega a ellos.

Y si lo que aprenden lo hacen jugando, lo retienen aún mejor.

Por eso, es fundamental  que los padres lideren con el ejemplo.

Los hijos observan todo el tiempo y copian a sus padres aunque ellos no se den cuenta.

Por eso, los adultos pueden convertir el momento de cepillarse los dientes en un instante para compartir.

Y así, hacer que sea menos tedioso lo que de otra manera podrían considerar una simple obligación.



Los alimentos malos

Es sabido que las cosas más ricas a veces son las más perjudiciales.

Y no hay que ignorarlo.

Para evitar caries, por ejemplo, deberíamos eliminar los azúcares.

Todos sabemos que el azúcar es altamente adictivo y, por lo tanto, si los padres comienzan por alimentar a sus hijos con refrescos azucarados, dulces y pasteles a una edad temprana, los estarán programando por el resto de sus vidas.

Son los azúcares que comen estos niños los que tienen más probabilidades de causar caries. Pero se trata tanto de cómo los niños están tratando su salud dental como de lo que están consumiendo. Si los niños están cenando o tomando un refrigerio antes de irse a la cama y NO se cepillan los dientes antes de irse a la cama, esa comida estará sentada durante toda la noche durante horas y horas, permitiendo que la bacteria haga su daño y comience el proceso de decaer. Por lo tanto, no tienen que ser solo los azúcares los que causan caries y contribuyen a la mala salud bucal, sino también la falta de eliminación de los alimentos de la boca después de comer o merienda.

El niño elige

El Dr. Cook recomienda hacer divertido todo el proceso del cuidado bucal: "Permite que tu hijo elija su propio cepillo de dientes y su pasta. Hay todo tipo de personajes de dibujos animados y superhéroes, por ejemplo. Al hacer esto, el niño tomará posesión del hábito que desea que desarrollen. Los padres pueden leerles un libro mientras se cepillan, por lo que ahora el niño asocia la lectura de una historia con cepillarse los dientes.

Además, se puede crear un sistema de recompensa:  cada vez que el niño se lave los dientes, obtendrá un pequeño premio, como un elemnto para dibujar o colorear.

En general, desea aprovechar este momento para vincularse con su hijo, hacerlo divertido e interactivo".

Además, se recomienda comenzar a ir al dentista a una edad temprana. Un niño de 2 años de edad ya tiene todos sus dientes de leche, por lo que es importante que realicen un chequeo en ese momento.

En la actualidad, ya no es un momento traumático visitar al dentista.

La mejor forma

Cuando son chicos, lo más importante es que se acostumbren a cepillarse 2 minutos completos.

La mejor manera de comprometerse con ese tiempo es reproducir un video durante 2 minutos, o una canción que les guste.

Y así, jugando y compartiendo, desde niños podemos tener una boca sana.

La importancia de lavarse los dientes 
para los más grandes

Tal como indica Jonathan Cook , es imprescindible remover de forma mecánica todos y cada uno de los restos de comida de los dientes y el área que rodea a las encías. Para este fin, lo mejor es utilizar  un cepillo de dientes.
Cuando esos restos no se quitan por completo, ponemos a la boca en riesgo de desarrollar caries, gingivitis y enfermedades en las encías, además de mal aliento.

Lo ideal es hacerlo con un cepillo de dientes eléctrico, pero si no se tiene uno, el cepillo común también sirve. A la hora de lavar la boca, hay que asegurarnos de que todas las superficies sean cepilladas: tanto el frente como la parte trasera, la parte de arriba de los dientes y también entre los dientes. Cuando cepillamos la parte de adelante y de atrás, es importante hacer que las cerdas del cepillo de dientes llegue hasta las encías y hacer suaves movimientos circulares. Cuando cepillemos la parte de arriba de los dientes, hay que posicionar las cerdas del cepillo de forma tal que puedan acceder a los profundos surcos de los dientes.

La pasta dental

Hay mucha variedad de pastas dentífricas en el mercado y cada una promete un “milagro” diferente: dejar los dientes blancos, refrescar la boca por 12 horas, entre otros.
Cook recomienda “elegir una con un gusto que disfrutemos porque, sino, el acto de lavarse los dientes se convierte más en una 'carga'. Además, es importante elegir una que contenga flúor ya que está probado que protege a los dientes de las caries.”

Otra opción son las pastas dentales naturales.

Para hacer una buena elección, el profesional recomienda: ante todo,  asegurarnos de que contenga algún tipo de limpiador, que puede ser aceite de árbol de te, aceite de coco, aceite de palma de almendra o el usual Lauril Sulfato de Sodio o Lauril Sarcosinato de Sodio. El limpiador obviamente es lo que ayuda a remover la comida y la placa de nuestra boca. También recomienda evitar cualquier marca que contenga abrasivos fuertes, sabores artificiales o hasta endulzantes.
En definitiva: hacer una investigación previa es lo mejor a la hora de decidir qué producto va a cuidar nuestra boca.

El hilo dental
Aunque a veces es resistido por muchas personas, según el reconocido odontólogo de la Florida, sostiene: “Es la parte de la rutina diaria de higiene que la mayoría olvida. Aunque sea hay que tratar de hacerlo una vez al día antes de ir a dormir. Lo importante es usar el hilo dental ANTES de lavarse los dientes. El hilo dental es la MEJOR forma de remover cualquier comida y placa que nos haya quedado entre los dientes. Ningún cepillo de dientes es tan efectivo como para limpiar entre los dientes”.

La visita al dentista 
Es recomendable hacer una visita cada tres meses a nuestro odontólogo de confianza, no sólo para hacer un control y una limpieza profunda, sino para atacar a tiempo posibles problemas, como por ejemplo, la sensibilidad.

Resumiendo:
Así como nos ocupamos de realizar un chequeo físico anual, también debemos controlar nuestra boca porque puede ser motivo de muchas molestias y dolores que, con precaución, pueden ser evitados.

Acerca de Jonathan Cook: 
Es uno de los odontólogos más destacados del estado de Florida, en Estados Unidos.
Su clínica, J.J. Dental, fue elegida como la número uno en Fort Lauderdale.
Tiene dos consultorios en Fort Lauderdale.
Se especializa en odontología cosmética y general. Realizan  carillas, coronas, implantes y también ofrecemos botox y rellenos.
“Estamos orgullosos de decir que somos la oficina dental mejor calificada en Fort Lauderdale y estamos muy orgullosos de nuestro personal. Recibimos elogios todo el tiempo y realmente nos hace felices tener  una cultura bucal cálida y feliz”, dice el Dr. Cook.
Compartir en Google Plus