Mario Jáuregui presenta su primer libro de pinturas: Pavones nocturnos - PanoramaDirecto.com

Mario Jáuregui presenta su primer libro de pinturas: Pavones nocturnos

El artista Mario Jáuregui (n. Coronel Pringles, Provincia de Buenos Aires, 1950) tiene el agrado de anunciar la presentación de su primer libro de pinturas, Pavones nocturnos, el próximo sábado 14 de abril a las 16:00 en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en Av. Santa Fé 3951. 



El libro
Pavones nocturnos recorre los 65 años de producción artística de Jáuregui. Se trata de una edición de 300 ejemplares numerados que contienen una selección de sus dibujos en tiza y pinturas realizadas con tinta y aguatinta. Este primer libro de artista pone en evidencia su estrecha relación con la naturaleza, proveniente de su infancia en el campo. Sus obras presentan un trazo preciso de formas sutiles en su fantasía. Muchas de ellas resultan de una superposición de múltiples colores que dejan ver a un fino colorista. A este gran pasaje del libro se suma una sección en blanco y negro titulada Black Indian Ink, a través de la cual se puede apreciar la seguridad en la línea y minucia en el detalle.

El artista se refiere al proceso creativo del libro como un “trabajo arqueológico” que se extendió durante un año de investigación y revisión de su archivo. El mismo fue realizado a partir de diapositivas de su obra encontradas en el taller de su amiga y fotógrafa Beatriz Vieitez, quien registró su trabajo tiempo atrás y así conservó “lo que se pudo rescatar de la diáspora”. Solamente un porcentaje menor de su obra se encuentra en esta publicación, mientras que gran parte de su patrimonio se encuentra distribuido en manos de grandes coleccionistas y colegas de Europa.

El título del libro hace referencia a las grandes mariposas nocturnas en las que el artista encuentra fascinación: “Yo soy un pavón nocturno. He sido un flaneur de la noche de Buenos Aires, París, Roma y Lisboa”, expresa Jáuregui, quien se ve reflejado en el comportamiento de estas inmensas mariposas oscuras que vuelan en la noche. Su método de defensa lleva el nombre de “coloración relámpago” en zoología, proceso en el cual se activan millares de fibras capilares de infinitos colores ante una amenaza.

La obra
Jáuregui comenzó a pintar a los tres años de edad de la mano de su padre. A partir de ahí, dibujar se incorporó a su quehacer diario de manera orgánica. Con los años, la actividad se convirtió en una sesión catártica, transformándolo en un ser nocturno a la espera de un acontecimiento inevitable. Jáuregui es un ser de las sombras, concentrado en sus obras y no en su figura. Trabaja desde las penumbras de la escena del arte para plasmar lo que está ahí y no se ve.  Sus obras remiten a seres mitológicos que pueden provenir de una pesadilla o de un ensueño. Ojos que ven desde la oscuridad, sapos que saltan sin músculos, insectos dispuestos para meditar.

“En sus obras, crea una mímesis entre el mundo animal y un entorno de intuición posmoderno que recuerda abstracciones de las primeras vanguardias”, escribe Fernando Bustillo en las páginas de esta publicación.

Su trayectoria 
Mario Jáuregui se define a sí mismo como un autodidacta: “No me considero artista ni artesano, yo hago eso”, afirma mientras repasa su recorrido. El comienzo de su carrera se remonta a su temprana infancia en Coronel Pringles, cuando experimentaba con tizas en las aulas de la escuela rural n. 6 donde su madre trabajaba como maestra. Desde muy joven, guiado por sus inquietudes creativas, ingresa en la escena artística que se gestaba en Buenos Aires en la década del setenta. En 1975 viaja a París y se radica en Europa, donde vive gran parte de su vida adulta y transita entre ciudades como Roma, Lisboa y Barcelona.

Desde sus comienzos, Jáuregui fue incentivado por el genuino apoyo de Samuel Paz, por aquel entonces director del Museo Nacional de Bellas Artes. Entre sus exposiciones individuales se destaca la realizada en la Galería Artemúltiple en 1977. En el ámbito internacional, expuso en una muestra individual una importante cantidad de obras de su acervo en la Galería Marino, ubicada en Piazza Navona en la ciudad de Roma, en 1981. En este caso, con el impulso y aporte del coleccionista italiano Clemente Giovannini.

Próximamente
Pavones nocturnos será precedido por el segundo libro de obras de Mario Jáuregui, Cabecita blanca, nombrado en honor a su madre quien fue cuidada por el artista hasta sus últimos días. Con esta génesis, Cabecita blanca se compone de estampitas realizadas con la técnica del collage que fueron concebidas por el artista en las madrugadas. El libro y su exhibición homónima serán presentados en la Galería Sara García Uriburu en mayo de 2018.

Más información: 

Compartir en Google Plus