¿Qué hacer si no te gusta tu nuevo trabajo? - PanoramaDirecto.com

¿Qué hacer si no te gusta tu nuevo trabajo?

¿Qué sucede cuando el puesto que tanto ansiabas conseguir no cumple con tus expectativas y sólo pensas en cambiar nuevamente de empleo? Aquí algunas orientaciones para afrontar una situación que no siempre resulta del todo fácil.


El calendario avisa que diciembre es la última hoja que queda. Son muchas las cosas que nos proponemos al arrancar esa última página y reemplazarla por el almanaque del año entrante. Como todo inicio, las expectativas frente a un nuevo empleo son altas. Hay mucho por hacer y descubrir. No obstante, las cosas no siempre salen como uno las piensa.

Durante los primeros días o meses todo parece estar yendo bien, pero de a poco uno va dándose cuenta de que el nuevo empleo no era el pensado. En definitiva, ¿qué se puede hacer si un nuevo trabajo no te gusta?

Love Mondays, la plataforma en la cual los profesionales evalúan a las empresas donde trabajan, listó una serie de recomendaciones para hacer frente a situaciones como estas.

Respetar los tiempos propios:

Al ingresar a una empresa uno pretende aprender todo lo más rápido posible. Sin embargo, para poder adaptarnos a la gente, a las tareas y a las costumbres del nuevo lugar se requiere de tiempo. Estar bien en el trabajo no significa encontrar la empresa perfecta sino la que sea ideal para uno mismo. Por ello, antes de tomar cualquier decisión es importante considerar las variables más diversas, evaluar riesgos y, solo después de un análisis cuidadoso, llegar a una conclusión.

Mantener activas las redes de contactos

Las redes de contacto pueden ayudarte a conseguir un trabajo, pero también a adaptarte al nuevo puesto. Intercambiar experiencias con colegas de otras empresas, conocer casos de éxito en su rubro, dar a conocer los logros propios y sondear cómo está el mercado son acciones que ayudan mucho a entender la lógica del nuevo puesto laboral.

Transparentar la situación

Si la decisión tomada es la de dejar este nuevo ambiente de trabajo, sería bueno transparentar esta situación. ¿Cómo? Por ejemplo, buscar la oportunidad de dar una entrevista de cierre para dar un feedback. Encontrar una manera de comunicar a tu jefe o al equipo de RRHH que la función fue presentada de una manera diferente durante el proceso de selección o que está dejando la empresa debido a un estilo de liderazgo que no funciona con vos. Informar los verdaderos motivos de la renuncia es muy importante.

Aprender de las experiencias propias

Puede que el haber aceptado un puesto que no te guste hará que te sientas frustrado. De todas maneras, aprender de ello será bueno para mejorar en el futuro. Te hará pensar si debes mantener o cambiar el rubro o reinventarte para encarar nuevos horizontes. Revisar actitudes y comportamientos que no ayudaron a sentirte bien en tu nuevo trabajo hará que no repitas errores en el futuro.

Hay plataformas como Love Mondays, donde de manera confidencial podrás evaluar a ambientes laborales. Dar a conocer experiencias como la tuya es colaborar en la búsqueda y orientación de carrera de otros profesionales y de uno mismo. Encontrar la empresa que te haga despertarte feliz todos los lunes no es una meta imposible de lograr, es solo cuestión de saber afinar la búsqueda.
Compartir en Google Plus