Estacioneros rechazan a una nueva suba de combustibles - PanoramaDirecto.com

Estacioneros rechazan a una nueva suba de combustibles

El Presidente de la Federación de Entidades de Combustibles Juan Carlos Basílico, se manifestó contrario a los continuos aumentos de los precios en surtidor y acusó que son causa de merma en las ventas de un sector que ya está muy castigado en su rentabilidad.



“No queremos que haya más estaciones de servicio cerradas, ya sufrimos la caída de más de 50 mil puestos de trabajo y familias enteras vieron como sus emprendimientos de toda la vida se esfumaban ante la indiferencia de las autoridades y los dirigentes”, dijo al portal especializado SURTIDORES.COM.AR  Juan Carlos Basílico, Presidente de la FEC y agregó que después de unos meses del último aumento, la demanda se fue recuperando, aunque no alcanzó los niveles del 2015, pero advirtió que “ni bien suban los precios, la mínima recuperación se desplomará nuevamente”.

Comentó también que las principales estaciones de servicio que sufren los impactos de los incrementos de las naftas son las que venden hasta 100 mil litros por mes, cuyo único margen de rentabilidad está basado en el volumen, “por mínima que sea, las consecuencias sobre dichos establecimientos son demoledoras”, asestó el dirigente.

Detalló que cada vez que se efectiviza una suba de precios al surtidor, los clientes retraen su demanda en un 9 por ciento promedio, de acuerdo al tamaño de la expendedora y la zona del país.

COSTO FISCAL

Otro aspecto relevante en la discusión del precio de los combustibles estriba en el altísimo componente fiscal que grava a esos derivados.

Al respecto, Aranguren expresó públicamente en los últimos días la posibilidad de que “en el año próximo podamos iniciar una discusión seria con todos los actores económicos, con los participantes del sector, para reformular la carga impositiva de los combustibles y que sea anticíclica“.

Sobre este aspecto, el dirigente estacionero bonaerense aseguró  que “los combustibles líquidos de la  Argentina son los más caros de la región, debido  también a la enorme cantidad de impuestos que se cargan sobre el producto” y recordó que “siempre que en el resto del mundo baja el crudo, en nuestro  país jamás se reducen los costos del combustible”.

Reiteró el reclamo que FEC está llevando adelante referido a las consecuencias de la ley 27.209, que extendió el ámbito geográfico de la zona exenta del impuesto sobre los combustibles líquidos (ITC) a las Provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa, Partido de Carmen de Patagones, en la  Provincia de Buenos Aires,  y al Departamento Malargüe, en la Provincia de Mendoza, hecho que “ha generado una distorsión en el mercado de combustibles líquidos por el impacto que este tributo tiene en el precio de venta al público, y que genera diferencias de entre 2 a 6 pesos por litro, dependiendo del combustible y de la marca, entre los comercializados en la zona exenta y aquellos vendidos en la zona gravada”.

 Destacó que dicha medida está dejando al borde del cierre a 300 estaciones del sur bonaerense que dejaron de vender a causa de que los clientes cargan en La Pampa, donde el combustible es mucho más barato.

Afirmó que en este momento los expendedores de combustibles, están ganando solamente un 5 por ciento por litro vendido, lo cual le impide subsistir, e informó que “también vamos a ir por la devolución del diferencial provocado por la merma por las temperaturas”.

En un momento, estudios profesionales al respecto comprobaron que por diferencia de clima, entre el momento de la carga del camión y la entrada a la estación, se pueden llegar a perder varios litros del fluido a causa de los cambios de la temperatura de los tanques.

Por ende, el estacionero paga por ejemplo por 20 litros, y en realidad termina recibiendo 18.

Finalmente Basílico hizo un llamado a las compañías para  que “amplíen el porcentual de comisionabilidad que los estacioneros recibimos por cada litro vendido, ya que es la única forma de recuperar la rentabilidad perdida en los últimos años y que provocó el cierre de miles de estaciones de servicio con la pérdida de trabajo de más de 50 mil familias”.

Compartir en Google Plus