Primavera: los riesgos del subdiagnóstico de la alergia nasal - PanoramaDirecto.com

Primavera: los riesgos del subdiagnóstico de la alergia nasal

Un estudio revela que las alergias están subdiagnosticadas en América Latina, afectando en gran medida la calidad de vida del paciente.



Un estudio realizado en la Argentina, y otros siete países latinoamericanos, indica que un gran porcentaje de personas con alergia nasal reciben atención médica pero su padecimiento no es diagnosticado correctamente. Por este motivo, miles de personas conviven con esa patología, pero no reciben un tratamiento que podría significar una mejor calidad de vida.

La alergia nasal es la enfermedad respiratoria crónica más frecuente entre la población mundial. Sus 4 síntomas principales son los estornudos, la secreción nasal, la congestión nasal que es el síntoma más importante y el que más molesta al paciente- y el prurito o picazón.
Asimismo, en más de un 50% de los casos se presentan síntomas oculares asociados o llamadas rinoconjuntivitis.

Las enfermedades alérgicas surgen de la interacción de la genética con la exposición medioambiental a alérgenos sensibilizantes.

En la primavera, a los antígenos perennes como los ácaros y los hongos se agregan los pólenes provenientes de árboles, malezas y gramíneas que conllevan un incremento de la sintomatología nasal en esta época.

“Para entender mejor cómo afectan las alergias nasales a la población de la región, se realizaron entrevistas presenciales y telefónicas en 22 mil hogares de ocho países latinoamericanos.
Los países donde más entrevistas se hicieron fueron Argentina, Brasil y México.
De 22 mil hogares, se descubrió que tenían alergias nasales unos 1100 adultos y unos 460 niños de entre 4 y 16 años de edad.
En el caso de los niños, las preguntas las respondían los padres”, señaló el doctor Hugo Neffen (M.N. 1572), coordinador del estudio y miembro de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

La investigación “Alergias nasales en Latinoamérica” estimó una prevalencia del 7 por ciento, que es muy bajo si se compara con los resultados del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia (ISAAC, según sus siglas en inglés), en el que participan más de 100 países y que arrojó una prevalencia promedio de 22 por ciento.
La baja prevalencia, resultado del estudio latinoamericano, refleja que la alergia nasal es una enfermedad subdiagnosticada y consecuentemente subtratada y ese es el mensaje clave.
Uno podría profundizar y decir que es subestimada por los pacientes, subdiagnosticada por los médicos y consecuentemente subtratada.

La persona afecta de rinitis alérgica, en el mes de mayor sintomatología, disminuye su productividad laboral y escolar en un 33 por ciento. Los problemas respiratorios generan trastornos del sueño, un sueño no reparador, lo que produce que durante el día la persona no logre concentrarse bien y suela estar cansada.

“Nuestro trabajo muestra que hay una subestimación del paciente que se acostumbra a vivir con la alergia nasal y no concurre al médico. A lo sumo va a la farmacia y pide un medicamento de venta libre para calmar los síntomas.
Por otra parte, la investigación pone en evidencia el subdiagnóstico de la enfermedad. Desde el punto de vista del médico, todo el mundo tiene un estetoscopio para escuchar el pulmón, pero no todos tienen un espéculo nasal para mirar la nariz y ver si, por ejemplo, los pacientes tienen una rinitis alérgica (alergia nasal) o no.
En fin, hay una larga educación de posgrado para lograr que se valorice la rinitis como un tema de salud pública que, si bien no es fatal y no produce hospitalizaciones, sí afecta la calidad de vida de los pacientes”, subrayó Neffen.

Esta investigación permitirá saber dónde focalizar los programas de posgrado para médicos, a fin de atender el tema de la alergia nasal, ver cuál es el impacto en la calidad de vida -porque esto habla de los costos directos e indirectos de la enfermedad- y actuar con programas de salud basados en evidencia.
Asimismo, como en toda enfermedad crónica, la educación es la piedra angular del tratamiento, por lo que la percepción que tiene el paciente de la enfermedad es fundamental para que uno pueda desarrollar programas educativos centrados en las representaciones de los pacientes.

Los resultados de “Alergias nasales en Latinoamérica”, el estudio regional que se realizó en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela fueron publicados en la revista científica Allergy and Asthma Proceedings.
Los entrevistados que eran clasificados como alérgicos nasales eran aquellos que afirmaban que sus médicos les habían dado tal diagnóstico.

Asesoró el Dr. Hugo Neffen, Alergólogo (M.N.1572), Jefe de la Unidad de Medicina Respiratoria del Hospital de Niños Orlando Alassia de Santa Fe, miembro de la Sección Obstructivas de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) y ex presidente de la Asociación Argentina de Asma, Alergia e Inmunología Clínicas (AAAeIC).

Compartir en Google Plus