Logran en ratones embriones sin óvulos - PanoramaDirecto.com

Logran en ratones embriones sin óvulos

Ya en Argentina, en 2006 se había obtenido un embrión humano prescindiendo de espermatozoides.
Logran, en ratones, que un espermatozoide fecunde un pseudo embrión.



•Recientemente, se publicó en la revista Nature una investigación  en la que académicos lograron generar en ratones que un espermatozoide fecunde un embrión que únicamente contenía material genético de la madre.

•Hace 10 años, la Dra. Ester Polak de Fried, especialista argentina en fertilización asistida, había logrado en nuestro país junto a un equipo de investigadores, generar desarrollo embrionario utilizando únicamente óvulos humanos, sin la necesidad de espermatozoides .

En los últimos días, se ha publicado un estudio en la revista Nature en el que se logró, en especímenes de ratón, que un pseudo embrión que había sido originado únicamente por un óvulo, sea fecundado por un espermatozoide y se desarrolle hasta nacer normalmente.

Las conclusiones del ensayo abren líneas de investigación a futuro que permitirían trabajar prescindiendo de óvulos en casos especiales, siendo que, con el desarrollo de nuevas tecnologías, se podría generar un embarazo valiéndose únicamente de material genómico masculino.

En la misma línea, en Argentina ya se habían realizado investigaciones de esta índole (técnicamente denominada partenogénesis), que consiste en la reproducción sin necesidad de fertilización.

En el año 2006, la Dra. Ester Polak de Fried y un grupo de investigadores de nuestro país llevaron adelante un trabajo, oportunamente publicado en la revista Fertility and Sterility, en el que se logró generar embriones sin la necesidad de la presencia de espermatozoides, a partir de óvulos que habían sido criopreservados.

Los embriones, por su particularidad genómica, se desarrollaban hasta cierto punto y luego detenían su crecimiento.

“Estos hallazgos, que sin dudas pueden beneficiarse de nuevos adelantos tecnológicos en un futuro cercano, pueden llegar a tener implicancias importantes, sobre todo en el campo académico, siendo que en muchos países existen restricciones para la investigación con embriones humanos.

Esta hipótesis abre las puertas a un abanico importante de modelos experimentales, ya que trabajos diseñados tomando como punto de partida estos embriones, que obviamente no llegarán a término por no contener material genómico del padre, enfrentarán menos objeciones y restricciones de tipo ético”, destacó la Dra. Ester Polak de Fried, médica especialista en Ginecología, Endocrinología y Fertilidad y Directora del  CER (Centro Especializado en Reproducción).

La investigación local, denominada ‘Blastocistos partenogenéticos humanos derivados de ovocitos humanos no inseminados criopreservados’, se llevó a cabo íntegramente en el CER bajo la dirección de la Dra. Polak; contó con recursos del propio CER y de aquellas partes interesadas en la investigación, entre las cuales se encontraron la Universidad de Harvard y la de Michigan State University.

“Nosotros teníamos como objetivo evaluar la posibilidad de obtener células madre pluripotenciales, que son aquellas que cuentan con la capacidad de generar cualquier tipo de órgano o tejido, a partir de ovulos humanos previamente criopreservasos donados con fines de investigación. Para lograrlo, descongelamos los óvulos y los activamos químicamente, logrando embriones humanos. Al no haber intervenido un espermatozoide, estos embriones se denominan partenogénicos”, explicó la Dra. Polak de Fried.

Otro de los logros del estudio argentino fue que se llegue a un estadio denominado ‘blastocisto’, en el cual un grupo de células madre son pluripotenciales.

Al poseer el mismo material genético que la persona que guardó el óvulo, son histoinmunocompatibles con ella y podrían utilizarse para originar tejidos u órganos en caso de que la persona lo precisara por alguna patología o traumatismo.

“Para nosotros es un verdadero orgullo que hoy la ciencia internacional esté avanzando sobre líneas de investigaciones para las cuales un equipo de investigadores argentinos ha contribuido con su aporte muchos años atrás, concluyó la Dra. Polak.

Compartir en Google Plus