Dos Premios para #ElCiudadanoIlustre en Venecia - PanoramaDirecto.com

Dos Premios para #ElCiudadanoIlustre en Venecia

Oscar Martínez ganó la prestigiosa "Copa Volpi" a mejor actor por su rol en El Ciudadano Ilustre. La película también fue galardonada con el Premio del Jurado "Giovani Giurati del Vittorio Veneto Film Festival". 



La película había sido ovacionada de pie por el público en su presentación en el Festival, el pasado domingo 4 de septiembre.
En su discurso de agradecimiento, Oscar Martínez dijo “Es una altísima distinción y me honra muchísimo. Agradezco a los directores Gastón Duprat y Mariano Cohn por haber creído en mí para este hermoso rol del Premio Nobel Daniel Mantovani".


EL CIUDADANO ILUSTRE narra la historia de Daniel Mantovani un escritor argentino que vive en Europa desde hace más de tres décadas, consagrado mundialmente por haber obtenido el premio Nobel de literatura. Sus novelas se caracterizan por retratar la vida en Salas, un pequeño pueblo de Argentina en el que nació y al que no ha regresado desde que era un joven con aspiraciones de escritor.

Entre la numerosa correspondencia que recibe diariamente le llega una carta de la municipalidad de Salas en la que lo invitan a recibir el máximo reconocimiento del pueblo: la medalla de Ciudadano ilustre. Sorprendentemente, y a pesar de sus importantes obligaciones y compromisos, Daniel decide aceptar la propuesta y regresar de incógnito por unos pocos días a su pueblo.

El viaje tendrá para Daniel múltiples aristas: será el regreso triunfal al pueblo que lo vio nacer, un viaje al pasado en el que se reencontrará con viejos amigos, amores y paisajes de juventud, pero sobre todo será un viaje al corazón mismo de su literatura, a la fuente de sus creaciones e inspiración.
Una vez allí, el escritor constatará tanto las afinidades que aún lo unen a Salas como las insalvables diferencias que lo transformarán rápidamente en un elemento extraño y perturbador para la vida del pueblo.

La calidez pueblerina desaparece al mismo tiempo que las controversias se multiplican, llegando a un punto sin retorno que revela dos formas irreconciliables de ver el mundo.


Compartir en Google Plus